Hoy quiero contaros una experiencia que me ha dejado alucinada. Llevaba tiempo viendo resultados e investigando sobre las extensiones de pestañas y al final me he animado a probarlo en primera persona.

 

Suelo ser poco atrevida ya que siempre opto por la naturalidad, pero de vez en cuando tenemos que cambiar y arriesgar.

Hace unas semanas acudí a My First Beauty Case, un centro de belleza que trae a nuestra ciudad los últimos tratamientos. Podemos encontrar diferentes servicios, manicuras, tratamientos, depilaciones y fotodepilaciones. Un espacio donde relajarnos y poder dedicarnos tiempo a nosotros mismos.

Me decidí a probar las extensiones de pestañas, un servicio que está muy de moda entre famosas e influencers. Quería saber si de verdad quedaban tan naturales, si no era necesario usar rimel, si podía bañarme con total normalidad, etc. Así que os voy a contar todo desde mi experiencia y resolveros algunas preguntas muy frecuentes.

Primero hacen un examen de tus pestañas para saber la longitud adecuada que debemos poner. Cuando tenemos claro el efecto que queremos, nos tumbamos en la camilla y empieza la puesta.

 

¿Se las puede poner todo el mundo o existe algún tipo de contraindicación? 
No son para todo el mundo, existen una serie de contraindicaciones como infecciones o alergias en los ojos, por ejemplo, donde no podemos ponerlas. 

¿Cuál es el material con qué se realizan las pestañas? ¿Y la composición del pegamento que se utiliza? ¿Es peligroso para el ojo?
Las pestañas son de seda (aunque también existe el pelo de visón) y polyester. El pegamento no supone ningún problema para los ojos puesto que es especifico para pestañas, con fabricación de la Unión Europea, y por lo tanto, con todos los certificados pertinentes. Además no entra en el ojo, ya que durante todo el tratamiento los ojos están cerrados.

 

 

¿Qué razones existen realmente para optar por ellas?
Generalmente, porque tienes pocas pestañas y te quieres ver más cantidad o volumen. Otra razón, la mía, olvidarte de la máscara de pestañas por unas semanas.

 

La puesta de las pestañas es realmente entretenida, se van poniendo una a una y pelo a pelo. No sentí la colocación de ninguna de ellas ya que se ponen a una distancia de un milímetro para que en ningún momento dañen nuestras pestañas. Es un tiempo para desconectar y estar relajada.

 

¿Cuál es la duración aproximada que tienen las extensiones ?
Se tarda 1 hora y media más o menos en ponerlas y se recomiendan los rellenos cada dos o tres semanas para mantenerlas perfectas. Las pestañas tienen un ciclo de vida, y cada 6 semanas las renovamos, por lo que las extensiones se irán cayendo poco a poco.

 

 

En mi caso pusimos casi 200 pestañas en cada ojo, pero os tengo que decir que aunque parezcan una barbaridad, el efecto es muy natural. Se van intercambiando los tamaños, poniendo las más cortas en los extremos y las más largas en el centro. Nada tiene que ver con el efecto de las pestañas postizas que suelen quedar en bloque, al colocarse junto a las nuestras podemos tocarlas de una manera natural.

 

Con su uso habitual… ¿es posible maquillarte y desmaquillarte con normalidad?
Puedes maquillarte y desmaquillarte perfectamente, siempre y cuando utilicemos productos de base al agua, nunca los oleosos o waterproof. El aceite es uno de los componentes que hace que la extensión se caiga.

Ahora que llega el verano… ¿Siguen siendo aconsejables con el tema del cloro de las piscinas, el sudor o el mar?
El agua de la piscina o del mar no es un problema para las extensiones. Al igual que en nuestra higiene diaria, el agua no es ningún problema para las extensiones.

 

El resultado final ha sido muy satisfactorio para mí y como habéis podido ver en el programa, muy natural. En mi mantenimiento diario, lo único que he realizado con más frecuencia ha sido el peinado de ellas. Con un cepillo las he ido peinando para que siempre estuvieran perfectas y no he tenido la necesidad de usar rimel.  Personalmente intento buscar resultados que no me compliquen el ritmo natural de mis días y este tratamiento me ha ahorrado tiempo en el maquillaje.

También os quiero contar el proceso para retirarlas. No solemos tomar mucha consciencia y recurrimos a métodos caseros que vemos por internet. Al poner algo postizo en cualquier tratamiento debemos saber que la retirada del elemento debe ser igual o más importarte. Tenemos que asegurarnos que, en este caso las pestañas, no van a sufrir ningún tipo de daño.

En los centros de belleza cuentan con los productos propios para la retirada correcta. Es una zona sensible y debemos tener cuidado. En mi caso, utilizaron un producto que contaba con un gran porcentaje de aceite que facilitaba su retirada. En unos 15 minutos estaban todas fuera y mis pestañas intactas.

 

 

Os dejo el programa en el apartado de medios para que veáis el resultado, conozcáis aún mejor el proceso y os animéis a probar. Recomiendo este servicio sobre todo a mujeres que no se maquillen con asiduidad, mujeres que tengan el vello muy claro o canas y obviamente a las que cuenten con poca cantidad. La mirada es mucho más expresiva y como bien os he indicado a lo largo de toda la experiencia, muy natural.

 

¡¡Espero que me contéis vuestras experiencias y que lo disfrutéis!!

 

http://www.mfbc.es/