Después de muchos mensajes, preguntas y dudas, he decidido que, al menos una vez al mes, voy a dedicar una entrada del blog para daros ideas de cómo sacar partido a todas las prendas y complementos que pensamos que tienen una única puesta.

Aprovechando el inicio de ferias quiero mostramos diferentes ideas para usar los mantones. Son prendas de un coste elevado, con mucho movimiento y muy femeninos. Como estilista, intento aprovechar prendas o complementos llamativos para equilibrar o potenciar los looks con más estilo. Os propongo tres situaciones en las que podemos sacar los flecos a bailar.

1º Mantón como vestido. 

Si queremos marcar la diferencia, no ver nada parecido y demostrar estilo, esta es la mejor opción. Un vestido creado por un mantón es creatividad en estado puro. Hace dos años me invitaron a ver el espectáculo de Sara Baras, en Marbella, y no lo dudé. Era el momento perfecto para sacar uno de mis mantones y lucirlo de una manera diferente. Elegí uno de color azul marino liso, ya que era un evento nocturno, creé un escote asimétrico y me fui enfundando en él. Para fijarlo y no estar incómoda le puse unos imperdibles. Complementé el look con unos pendientes discretos, un buen tacón y listo. Quería que todo el protagonismo fuera exclusivo para el vestido. Os animo a que os atreváis porque es, sin duda alguna, una lección de estilo.

2º Mantón para trajes de novia.

Cada vez más las novias rompen con el clasicismo y personalizan sus trajes. Reconozco que me fascinan las novias con el toque andaluz, volantes y flecos, detalles románticos… Los grandes mantones de manila en tonos crudos y ligeros toques de color en sus flores, son perfectos para las novias mas especiales. Tienen una caída y un movimiento espectacular que combinan perfectamente con los trajes mas sencillos.

 

 

3º Mantones para eventos especiales.

Y por último mi apuesta ganadora, un mantón para cualquier evento. Bien sea una boda, bautizo o simplemente una ocasión especial con nuestra pareja. Son prendas que nos sacan de cualquier apuro. Vestidos que dejen al descubierto nuestros hombros o escotes muy pronunciados, llaman a gritos a los mantones. Son prendas que además de adornar nos quitan ese frío de las noches primaverales.

Tengo la suerte de contar con diferentes modelos de mantones a los cuales les saco mucho partido. Sus colores, elegancia y diseño hacen que sean prendas de lujo en mi vestidor. Espero que os animéis y compartáis vuestras opiniones sobre las propuestas que os he dado. Y no olvidéis que cada prenda que tenéis en vuestro armario tiene como mínimo diez puestas diferentes.

¡¡Disfrutad con mucho estilo!!